top of page

Entre la fe y la tradición

Traditional Medicine

La religión, sea cual sea, tiene siempre una doble la cara. La más oficial, aquella que está escrita en los libros sagrados y que predican sus líderes. Y la más profana, en la que todos creen pero que pocos admiten. Me refiero a aquella medicina ancestral practicada por brujos y curanderos de todo el mundo. Y el Darfur no es ninguna excepción.

Pese a la estricta presencia del Islam en la sociedad sudanesa (el país está gobernado por la ‘sharia’, la ley islámica que prohibe el alcohol, impone el pañuelo a las mujeres y castiga las conductas indecentes), tienen la creencia de que hay problemas que se pueden resolver sin tener que pasar por la voluntad de Dios. Remedios contra las enfermedades, las armas, los problemas económicos e, incluso, contra los males de amor están en manos del ‘fakih’, nombre con el que se conocen los curanderos de larga tradición. Es un oficio que se aprende con la genética (se transmite de padres a hijos) y que, según ellos, debe practicarse con honestidad y el conocimiento profundo del Corán, el libro sagrado de los musulmanes. Y es que en la brujería, el componente religioso siempre está presente.

Los ‘hijab’ (amuletos hechos de piel de cabra) y las pócimas de tinta y agua están hechos con mensajes del propio Corán escritos a conciencia por el ‘fakih’ y pensados exclusivamente para curar el mal de su cliente.

Muchos dicen que esta tradición es una auténtica bobada, pero todos la practican. Por si a caso…

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page