top of page

La pureza está en la mezcla

Ya lo cantaba Jarabe de Palo en el 2001: «La pureza está en la mezcla». Parece una obviedad, pero hay que recordarlo a menudo porque parece fácil olvidarlo.

German Acevedo, un immigrante de 23 años de El Salvador, hace ‘piña’ en una sesión de entreno de los ‘castellers’ Saballuts de Sabadell. Foto de Albert González Farran, CCAR
German Acevedo, un immigrante de 23 años de El Salvador, hace ‘piña’ en una sesión de entreno de los ‘castellers’ Saballuts de Sabadell. Foto de Albert González Farran, CCAR

German, un joven de 23 años de San Salvador, llegó a Cataluña hace dos años escapando de la violencia juvenil que invadía su ciudad. Ha estado mucho tiempo sufriendo hambre y durmiendo en las calles de Barcelona. El gobierno español le ha denegado ya dos veces su petición de asilo, pero ahora parece que las cosas empiezan a irle bien. Está estudiando para convertirse en trabajador social y tiene algunos empleos mal pagados que le ayudan a sobrevivir. Pero lo más sorprendente de todo es que después de este tiempo de adaptación ya habla un catalán fluido y ha participado activamente en la construcción de los mejores ‘castells’ (castillos humanos) de los Saballuts de Sabadell (Cataluña).

Este mundo es, sin duda, un entramado que da a menudo soluciones tan ricas como ésta de German. Y ya basta de los cansinos clichés sobre la inmigración.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page