top of page

Licencia para matar a 25 dólares

Las armas baratas y las vacas caras: una combinación explosiva en el Sudán del Sur.

Un joven ganadero sostiene una ametralladora en su campamento de Rumbek, en el Sudán del Sud. © Albert González Farran.
Un joven ganadero sostiene una ametralladora en su campamento de Rumbek, en el Sudán del Sud. © Albert González Farran.

En las zonas ganaderas del Sudán del Sur hay dos cosas muy importantes: primera, obviamente, las vacas, muy apreciadas por el prestigio social que dan y por ser moneda de cambio de gran parte de las transacciones y arreglos matrimoniales; la segundo son las armas, herramientas «indispensables» para defenderse de aquellos que quieren robar el ganado.

Dicen que el Sudán del Sur es uno de los países más armados del África. Un índice muy alto de civiles tiene un fusil en casa, ya por motivos culturales, ya por cuestiones de seguridad personal. Y es que una ametralladora de fabricación rusa, la AK-47, cuesta «sólo» unos 25 dólares en el mercado negro. Un precio bastante «razonable» para defender la propiedad de las vacas, que pueden llegar a costar diez veces más.

El principal problema es que la cultura armamentística está actualmente tan arraigada en el país que parece fácil que los ganaderos, sobre todo los más jóvenes, descubran que además de proteger a sus vacas, con las ametralladoras también pueden robar, violar, expoliar y quitar vidas muy fácilmente. Y esto ya está pasando…

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page