top of page

Tiempo de malas noticias

Tras el estallido de nuevos enfrentamientos armados, las malas noticias en Sudán del Sur se repiten hasta la saciedad

Elisa Jon amamanta a su hijo Jal Fou (1 año) que sufre una severa malnutrición en la clínica del campamento de desplazados de Yuba, Sudán del Sur. Foto de Albert González Farran – UNICEF
Elisa Jon amamanta a su hijo Jal Fou (1 año) que sufre una severa malnutrición en la clínica del campamento de desplazados de Yuba, Sudán del Sur. Foto de Albert González Farran – UNICEF

Algunos editores o colegas me comentan que los hechos que he estado fotografiando durante las últimas semanas son demasiado repetitivos: niños desnutridos y a las puertas de la muerte, desplazamientos masivos, clínicas desbordadas por epidemias sobrevenidas, heridos de guerra, víctimas sexuales… Un día tras otro aparecen las mismas imágenes, las mismas caras de decepción ante una realidad que convierte Sudán del Sur en un país que ha perdido toda esperanza. Si esta es la noticia, no podemos obviarla o dejarla de denunciar por el mero hecho de que ya está demasiado repetida. ¿O es que no es repetitivo ver titulares deportivos cada semana que casi siempre dicen lo mismo? ¿O no es repetitivo que el candidato Truman haga un despropósito detrás de otro en público? ¿O las vacaciones estivales de los famosos cada año?

Hace unos días, el compañero Xavier Aldekoa, cuando ya finalizaba su visita a Yuba, me explicó que esta vez no tenía más remedio que hablar de los males estereotipados de África para describir este país: pobreza, hambre , violencia. «Lo siento, pero ahora mismo no veo otra realidad», concluye.


Leer más en el diario La Vanguardia.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page