top of page

Una novela estúpida



De la estupidez humana se ha hablado ampliamente en la literatura, y cada vez más. La sociedad de consumo de los inicios del capitalismo inició una etapa especialmente sensible en este sentido, en la que las personas reivindicaban su libertad a partir de eslóganes publicitarios y estrofas de los músicos más conocidos. La novela de Martin Page se publicó cuando todavía no habían explotado del todo los verdaderos límites de las redes sociales y de la capacidad de sus algoritmos de determinar y manipular las conductas humanas (en todas sus vertientes). Y seguramente todavía tenemos más que ver. Los capítulos de la humanidad seguirán con la evolución de la inteligencia artificial y, posiblemente, la decadencia y muerte final de la inteligencia humana. Hasta ahí, todos más o menos de acuerdo.

Hacer una obra humorística de este tema no parece muy difícil, sobre todo porque afecta directamente nuestra vida cotidiana y nuestras actitudes más rutinarias. Pero la forma pueril con la que Page lo hace en esta obra es casi insultante. Reduciendo el proceso del protagonista a un par de episodios absurdos y mal elaborados (introducción al alcoholismo y el intento de suicidio) para derivarlo todo al consumo de un fármaco desinhibidor es francamente simple (en el peor sentido de la palabra). Y las bromas que va incorporando en el proceso son tan malas (espero que la culpa la tenga mayormente la traducción) que terminan enterrando el ritmo de la lectura.

El final, como cualquier mala obra, es precipitado y mal trabado, que no merece ni un spoiler.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


bottom of page